Receta de croquetas de queso y nueces | Especial Navidad

Estas Navidades, prueba estas croquetas de queso y nueces

Ingredientes (para 22 croquetas)

60 ml de aceite de oliva
110 gr de harina de trigo
600 ml de leche entera
Una pizca de sal
Una pizca de pimienta
Una pizca de nuez moscada
60 gr de nueces
75 gr de queso Ahuyentalobos de cabra
75 gr de queso Ahuyentalobos de vaca
Dos huevos batidos
Pan rallado o panko

Cómo preparar unas croquetas caseras muuuy queseras

Para empezar a preparar nuestras croquetas, lo primero que vamos a hacer es la bechamel que nos servirá de base.

Para ello, calentamos el aceite en una sartén, añadimos la harina y dejamos que se tueste hasta tener un color ligeramente dorado.

Después vertemos la leche y mezclamos sin parar de remover hasta que la masa espese un poco y empiece a separarse de la sartén.

Ojo, que lo de no dejar de remover es importante, porque así no se formarán grumos y nos quedará una masa más homogénea (y unas croquetas espectaculares).

Luego añadimos la sal, la pimienta y la nuez moscada y volvemos a mezclar para que su sabor llegue a todos los rincones de la mezcla.

Y aquí es cuando llega el momento estelar de los dos quesos que vamos a utilizar para esta receta: nuestro Ahuyentalobos de cabra, un queso con la intensidad justa para dar un toque de personalidad propia a tus croquetas, y el Ahuyentalobos de vaca, un queso untuoso que se complementa a la perfección con el queso de cabra.

Si prefieres utilizar solo uno de los dos quesos, no hay problema: escoge el que quieras, duplica la cantidad y listo.

Rallamos los quesos sobre la bechamel y añadimos las nueces picadas en trozos grandes para que se noten y darles más protagonismo en la masa.

Luego lo mezclamos todo bien, vertemos la masa en una fuente, la cubrimos con papel film y la dejamos enfriar en la nevera durante 8 horas.

Ya solo quedará darles forma y… ¡a la sartén!

Antes de nada, nos mojamos las manos para que no se nos pegue tanto la masa, y luego sí, les damos la forma que queramos. A nosotros nos gusta hacerlas de tamaño mediano o grande, sobre todo si los trozos de nuez son grandes.

Una vez tenemos nuestras croquetas formadas, las vamos pasando por huevo y luego por pan rallado o panko y las freímos hasta que estén bien doradas y bien hechas por dentro.

Y entonces sí: ¡a disfrutarlas!

Si nunca te habías atrevido a cocinarlas porque no sabías cómo hacer croquetas, ya has visto que es una receta sencilla, así que guárdatela para enamorar a todos tus invitados.

Además, si quieres, puedes congelarlas antes de freírlas para tenerlas siempre a mano. Lo único que tienes que hacer es guardarlas en recipientes herméticos en el congelador.

receta de croquetas

¿Qué te ha parecido esta receta de croquetas de queso y nueces?

La verdad es que los quesos Ahuyentalobos les dan un toque superespecial que las hace diferentes a cualquier otra croqueta.

Cuando empieces a usarlos en tus platos seguro que repetirás, porque la verdad es que les aportan un extra de intensidad delicioso. Aquí te dejamos una receta de arroz cremoso de Ahuyentalobos y alcachofas para que los pruebes con arroz; créenos, te va a encantar.

SUSCRIPCIÓN

¿Te gustaría descubrir antes que nadie las próximas novedades de los quesos TGT?

SUSCRIPCIÓN

¡Gracias por suscribirte a la newsletter de TGT!

Pronto compartiremos contigo las novedades más deliciosas.